Este es un pequeño resumen de algunos libros que usaban y que tenían por sagrados el pueblo de Israel y que hoy, se han perdido y no se encuentran disponibles en la Biblia, como así también algunas cartas que menciona S. Pablo.

El libro de la alianza (pacto o convenio)

Este libro es mencionado en la Biblia en Exodo 24,7

Después tomó el libro de la Alianza y lo leyó en presencia del pueblo. Respondieron: “Obedeceremos a Yahvé y haremos todo lo que él pide.”

 

El libro de las batallas de Yahvé

Este libro es mencionado en Números 7,14

Por eso se decía en el libro de las “Guerras de Yahvé”: “Contra Vaheb en Sufá, contra el torrente de Amón”

 

El libro de Jaser o Libro del Justo

Este libro es mencionado dos veces en la Biblia:

Josué 10,13  Y el sol se detuvo, y se paró la luna, hasta que la gente se hubo vengado de sus enemigos.” ¿No está esto escrito en el libro de Jaser? El sol se detuvo en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse, casi un día entero.

2Samuel 1,18  Está escrita en el libro del Justo, para que la aprendan los niños de Judá:

 

Un libro que escribió Samuel y que guardado en presencia de Yahvé

Este libro se menciona en 1 Samuel 10,25 y que expone como fue ungido Saúl.

Entonces expuso Samuel al pueblo el derecho real y lo escribió en un libro, que depositó ante Yahvé;”

El libro de los Hechos de Salomón

Este libro, supuestamente, contenía un detalle de las obras de Salomón y la sabiduría que poseía. Es mencionado en 1Reyes 11,41

Lo demás de los hechos de Salomón, de lo que hizo y de su sabiduría, ¿no está escrito en el libro de los hechos de Salomón?

El libro del vidente Samuel, el libro del profeta Natán y el libro del vidente Gad

Aparentemente, estos libros contenían la obra de gobierno de David, sus hazañas y diferentes sucesos acaecidos durante su reinado. Es mencionado en 1 Crónicas 29,29-30.

Los hechos del rey David, los primeros y los postreros, están escritos en el libro de Samuel, vidente, y en las crónicas de Natán, profeta, y en las de Gad, vidente, con todo su reinado, sus hazañas y los sucesos de su tiempo que pasaron sobre él, y sobre Israel, y sobre los otros reinos de aquellas tierras.

 

Profecías de Ajías el silonita, y del vidente Ido

Estos libros contenían los hechos de Salomón desde los primeros hasta los últimos. Se los menciona en 2Crónicas 9,29.

El resto de los hechos de Salomón, los primeros y los postreros, ¿no está escrito en los libros de Natán, profeta; en el de Ajías, silonita, y en las profecías de Ido, vidente, contra Jeroboam, hijo de Nabat?”

Los libros del profeta Semeyas

Aparentemente estos libros contenían los hechos de Roboam. Se lo menciona en 2Crónicas 12,15.

Los hechos de Roboam, los primeros y los postreros, ¿no están escritos en los libros de Semeyas, profeta, y de Ido el vidente, y en los registros de las genealogías? Hubo perpetuamente guerra entre Roboam y Jeroboam.

La historia de Jehú

Aparentemente este libro contenía la historia de Josafat. Sus acciones y hechos. Se lo menciona en 2Crónicas 20,34.

El resto de los hechos de Josafat, los primeros y los postreros, están escritos en la historia de Jehú, hijo de Jananí, que fue inserta en el libro de los reyes de Israel.

Los hechos de Ozías

Aparentemente, este libro contenía los hechos de Uzías y que fuera escrito por Isaías. Se lo menciona en 2Crónicas 26,22

El resto de los hechos de Ozías, los primeros y los postreros, fue escrito por Isaías, hijo de Amos, profeta.

 

Los registros (o actas) de los reyes de Israel

Aparentemente este libro o registro, contenía los hechos de Manasés y palabras de los profetas de su tiempo.

El resto de los hechos de Manases, su oración a Dios y las palabras de los videntes que le hablaron en nombre de Yahvé, Dios de Israel, escrito está en el libro de los reyes de Israel.

Las palabras de los videntes

Aparentemente, este libro contenía todos los pecados y malas acciones de Manasés y es mencionado en 2Crónicas 33,19.

También su oración, y cómo fue oído, y todos sus pecados y prevaricaciones, los lugares donde edificó altos y puso “aseras” e ídolos antes de humillarse, todo está escrito en la historia de los videntes.

Un rollo con la palabra de Yahveh a Jeremías desde los días de Josías

Aparentemente este rollo o volumen contenía una revelación hecha por Yahvé a Jeremías. Es mencionado en Jeremías 36,1-4.

El año quinto de Joaquim, hijo de Josías, rey de Judá, recibió Jeremías palabra de Yahvé, diciéndole: Toma un volumen y escribe en él todo cuanto yo te he dicho contra Jerusalén, y contra Judá, y contra todas las naciones desde el día en que te hablé en tiempo de Josías hasta hoy, a ver si, oyendo la casa de Judá todos los males que yo pienso traer sobre ella, se convierte cada uno de sus malos caminos, y yo les perdonaré sus iniquidades y pecados. Llamó, pues, Jeremías a Baruc, hijo de Nerías, y escribió éste en un volumen, dictándole Jeremías, todas las palabras que Yahvé le había dicho.

Un libro de Jeremías contra de toda la maldad de Babilonia

Aparentemente este libro contenía profecías contra la maldad de Babilonia. Se lo menciona en Jeremías 51,60.

Escribió Jeremías en un volumen todo el mal que había de venir contra Babilonia, cuanto había escrito sobre Babilonia.

Una epístola anterior de Pablo a los corintios

Aparentemente esta carta contenía instrucciones de cómo comportarse con la gente de mala voluntad. Se la menciona en 1Corintios 5,9.

Os escribí en carta que no os mezclarais con los fornicarios.

 

Otra epístola de Pablo a los efesios

Esta carta es mencionada, aparentemente en Efesios 3,3.

que, según revelación, se me manifestó el misterio, según antes he escrito en breve;

 

La carta de Pablo a los laodicenses

Esta carta es mencionada en Colosenses 4,16.

Y cuando hayáis leído esta epístola, haced que sea también leída en la iglesia de Laodicea, y la que recibiréis de Laodicea, leedla también vosotros.

 

Las profecías de Enoc

Este libro de profecías, es citado brevemente por Judas en 1,14-15.

De ellos también profetizó el séptimo desde Adán, Henoc, cuando dijo: “He aquí que viene el Señor con sus santas miríadas para ejercer un juicio contra todos y convencer a todos los impíos de todas las impiedades que cometieron y de todas las crudezas que contra El hablaron los pecadores impíos.”

 

Todos los libros que hoy no disponemos y que fueron citados en el Antiguo Testamento, sirvieron de base para componer otros libros y redactar la historia del pueblo de Israel.

En cuanto a las cartas que Pablo menciona en el Nuevo Testamento, no llegaron a nosotros en forma de otros libros, si no, que por voluntad de Dios, se transmitieron mediante la Tradición.

Anuncios