La Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) conocida como “Pare de Sufrir”, no es reconocida como iglesia pentecostal por los cristianos pentecostales.
Su doctrina es un vago sincretismo que toma elementos del evangelismo pentecostal, del catolicismo popular y de los cultos afrobrasileños, especialmente de la Umbanda, resignificados en un sentido mágico y en una propuesta de “negocio con Dios”.

Los especialistas advierten que no es correcto ubicarla como iglesia cristiana ni como neopentecostal, porque estamos ante una amalgama doctrinal alejada de los núcleos fundamentales del cristianismo y su principal finalidad es lucrativa. Muchos teólogos evangélicos latinoamericanos y expertos en nuevos movimientos religiosos, advierten que se trata de una secta que manipula a sus adeptos con fines económicos, con una fachada cristiana.

A la conquista del mundo

La Iglesia Universal del Reino de Dios (IURD) fue fundada el 27 de julio de 1977 por Edir Macedo Becerra (nacido en 1945), quien de familia católica y con una importante incursión en los cultos afrobrasileños, se “convirtió” al evangelismo, ingresando en los años setenta, en la Iglesia pentecostal Nueva Vida. En 1975 junto a su cuñado fundan el “Salón de la Fe”, hasta que se pelearon por las ganancias económicas y Macedo funda la IURD.

Edir Macedo trabajaba como cajero de Lotería de Río de Janeiro cuando comenzó, hasta que con la donación de sus fieles, comenzó a comprar espacios en los medios y con su fuerte carisma y técnicas de marketing llegó a tener un despliegue monumental. Consciente de que “en la disputa por el “mercado religioso” sobrevive quien tenga mejores condiciones de usar los medios y se apoye en las mejores estrategias de marketing para crecer y ser notado” (Macedo).

Habiéndose separado de todos sus compañeros de fundación viaja a los Estados Unidos en 1986 y se queda largo tiempo aprendiendo las técnicas de los tele-evangelistas norteamericanos y marketing empresarial, entre otras cosas. Es en esa época donde se funda el primer anexo en New York.

Por la época de su fundación, la sociedad brasileña vivía una crisis económica y social sin precedentes en su historia. Es así que nacen varios grupos escindidos de Iglesias pentecostales de estilo más rural, con una adaptación fuerte a la urbanización creciente, y con un énfasis en la cura divina, la liberación y la prosperidad, además de una importante presencia en los medios de comunicación. Un ejemplo de estos grupos es la Iglesia Pentecostal “Dios es Amor” de David Miranda de similares características a la IURD.

La estrategia en todas partes, es siempre alquilar edificios y luego comprarlos (ex cines, ex fábricas, etc.). Alquilan estadios y los llenan tanto en Brasil como en Miami. Luego de su gran crecimiento en Brasil y Estados Unidos, se expandió hacia Canadá, México, América Central y el Caribe. Su expansión en América fue durante la década del 90 y con un crecimiento jamás visto por otro movimiento religioso. Construyó (o compró) “templos” en Argentina (1990), Paraguay, Venezuela (1995), Uruguay (1990), Bolivia, Colombia, Perú, Chile (1991), Rep. Dominicana, Puerto Rico, México (1993), Guatemala, El Salvador, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Costa Rica, Panamá y Ecuador.

En Europa comenzó en Portugal, expandiéndose hacia España, Francia, Inglaterra e Italia. Entrando también en Alemania, Rusia, Rumania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, y Suiza. A partir de 1992 llega a África y se encuentra hoy en Sudáfrica, Angola, Mozambique, Cabo Verde, Kenia, Lesotho, Bissau, Costa de Marfil, Malawi y Uganda. En Asia tiene sedes en Japón, India y Filipinas.

En algunos países la IURD lleva el nombre de “Oración Fuerte al Espíritu Santo”, o “Comunidad Cristiana del Espíritu Santo”, o “Iglesia de Nueva Vida”.

Investigadores brasileños afirman categóricamente que: “los líderes de la Universal comandan una organización religiosa y empresarial con fines lucrativos y se aprovecha de su poder religioso para enriquecerse mediante la explotación financiera de sus fieles”. (L. Silveira-Campos)

“Los pastores y congregaciones no poseen autonomía. Por un lado los pastores no administran los recursos económicos que recaudan, y por otro lado los fieles no eligen los pastores locales, así como tampoco conocen el destino de sus diezmos y ofrendas” (Ari Pedro Oro). No hay transparencia, tan solo obediencia incondicional a Macedo en forma piramidal. Luego de Macedo están los obispos, le siguen los pastores, luego los pastores auxiliares, los obreros y finalmente los colaboradores. Según investigadores brasileños la IURD tiene una caja única, y mantiene un control total de sus entradas en cada uno de sus templos. Sus pastores tienen la obligación de dar cuentas de la entrada de gente y de ofrendas diaria, semanal y mensual.

Curación, liberación y prosperidad

No hablan del más allá, sino del más acá. La salvación es una experiencia reducida a la gratificación momentánea y se restringe a la solución de todos los problemas personales, familiares y laborales, ya sean de orden emocional o económico.

Su doctrina se centra en la cura divina (sanidad), la liberación de los espíritus malos (a los que culpan de todos los males: depresión, falta de trabajo, violencia familiar, insomnio, pobreza, dolor de cabeza, decaimiento, etc.), y la prosperidad económica como fruto de la bendición de Dios. De hecho, su fundador es un referente en las llamadas “teologías de la prosperidad”.

Si bien a simple vista parece una iglesia cristiana entre otras, incluye en su culto la entrega de toda clase de fetiches o amuletos que son usados como amuletos mágicos para lograr la cura, la liberación o la prosperidad material. Entre estos, podemos observar la entrega del “jabón de la descarga”, “agua bendita”, “la rosa milagrosa”, “la llave de la victoria”, “la sal bendecida por el Espíritu Santo”, “el agua del río Jordán”, “piedras de la tumba de Jesús”, “pan bendecido”, “aceite milagroso de Israel”, “arena de la playa del mar de Galilea”, “aceite del monte de los olivos”, “vara de Jacob”, “maderitas de la cruz de Jesús”; y también actitudes mágico-salvadoras como “tocar el Manto sagrado”, “pasar por la puerta de la victoria”, “pisar la sal”, etc. Cada semana inventan uno nuevo rito que soluciona los problemas cotidianos.

El toque mágico-ritual de las “rosas”, jabones, aceites consagrados, y aguas benditas, entre otras cosas son utilizadas con un fuerte sentido inmediatista, mágico y supersticioso. De hecho este tipo de prácticas son muy bien recibidas por una religiosidad popular no formada y por los simpatizantes de cultos afrobrasileños. Es decir que gran parte de la población es permeable a este tipo de prácticas, ya que provienen del mismo imaginario religioso y cultural. Utilizan estratégicamente el lenguaje de los videntes y curanderos, así como de los cultos afro: “limpiezas”, “destrabas”, “trabajos”, o “maleficios”, así como resignifican términos del ámbito católico: “obispos”, “catedrales”, “santuario”, “aceite consagrado”, etc.

Todos los males de cualquier especie (físico, psicológico, espiritual, climático, etc.) serían de origen demoníaco. La sanidad y la prosperidad son un derecho adquirido por medio del Señor Jesús y se lo alcanza mediante la fe. La fe se muestra en la capacidad de sacrificar los propios bienes.

Política y fe: “Hermano vota por hermano”

En cuanto a la política no solo se le ha criticado que dirigen el voto de sus fieles, ya que los pastores dicen a quien hay que votar, sino que a partir de los años 80 Macedo comenzó a incursionar en actividades políticas. Hoy la Iglesia Universal presenta sus propios candidatos y se han consolidado como la fuerza “evangélica” mas importarte de la Cámara de Diputados en Brasil. Muchos misioneros colaboradores directos de Macedo que fundaron sedes de la IURD por todo el mundo, están en la actualidad totalmente dedicados a la vida política.

El sueño de Macedo es convertir al Brasil en un estado religioso y gobernar con mano dura y mesiánica. El trata de desmentirlo y señala: “Dios me eligió para predicar el Evangelio al pobre en el espíritu, para liberar a los oprimidos por el diablo y anunciar el perdón de Jesucristo”. Lo concreto es que Macedo concentra su capital, además de sus templos, en ser el dueño más importante de los medios de comunicación.

Un historial de denuncias

En varios países han tenido cientos de juicios y denuncias. En 1990 la Justicia brasileña investigó a Macedo y los negocios de la IURD y estuvo preso en mayo de 1992 durante doce días, en una celda especial en la 91ª Delegación de Policía de la Zona Oeste de San Pablo acusado de defraudación y malversación de fondos. Finalmente sus abogados lograron absolver el caso.

En abril de 1991, un “obispo” disidente de la Iglesia Universal (Carlos Magno de Miranda), relató que narcotraficantes colombianos habían entregado en l989 varios millones de dólares para la compra de TV Récord, la cadena televisiva; que Macedo utilizaba la Iglesia para el lavado de dinero del Cartel de Cali y utilizaba una doble contabilidad para evadir al fisco. La Justicia volvió a investigar a Macedo por fraude fiscal, extorsión a sus fieles para obtener contribuciones y lazos con el narcotráfico. Fueron allanados en ese entonces 12 locales de la IURD.

Al mismo tiempo la red Globo mostró en la pantalla, una y otra vez, imágenes del obispo Macedo enseñándole a sus pastores a pedir dinero: “¿Entienden como es? Si quieren ayudar, bien. Si no, pueden irse al infierno. O contribuyen o se condenan”.

La Asociación Evangélica Brasileña (AEVB), especialmente su presidente el pastor Caio Fabio, durante la década del 90 declaró que hay que separar “el verdadero Evangelio de Jesucristo, del liderazgo inescrupuloso y hostil del Obispo Macedo”. Acuso a la IURD de “supersticiones paganas” y de “manipuladores y abusadores”, que según ellos avergüenzan al resto de las iglesias evangélicas. No es extraño que Caio Fabio fuera luego desprestigiado y ensuciado de mil formas en los canales televisivos de la IURD.

En diciembre de 1995 Carlo Magno de Miranda vuelve a hacer declaraciones en contra de la IURD donde hizo publico un video en el cual Macedo aparece riendo mientras cuenta el dinero, con gestos avaros en un templo en Nueva York, divirtiéndose en un Yate en Angra dos Reis, e instruyendo en un intervalo de partido de fútbol a sus pastores, donde les insistía en ser más incisivos, agresivos y eficaces en la colecta de diezmos y ofrendas. La formación de un Pastor de la IURD acaba cuando aprendió tres cosas: “saber recaudar dinero, hacer oración de sanidad y aprendió a realizar exorcismos”.

Waldeck Ornélas, ex ministro de Previsión social, envió fiscales para investigar las empresas de Macedo, e inmediatamente comenzó a ser fustigado en todos los canales y programas de las redes de la IURD… Macedo reside actualmente en Estados Unidos desde hace varios años, siendo requerido varias veces por la justicia brasileña.

Debido a escándalos de corrupción en México, en el año 2011, los bancos Santander, Banamex e Ixe cancelaron cinco cuentas de cheques y una inversión a plazo fijo, mediante oficios en los que advirtieron a la Iglesia que ya no podrían usar estas cuentas y que tenían que retirar los saldos.

Según un estudio dirigido por los especialistas Ari Pedro Oro, André Corten y Jean Pierre Dozon sobre la IURD, “es temerario afirmar que la era de los escándalos y conflictos, que tanto la caracterizan haya quedado atrás”.

¡Dinero, y más dinero para el Señor!

Ante la pregunta de cómo han hecho tanto dinero, hay que echar una mirada no solo a sus técnicas de manipulación psicológica, sino a sus fundamentaciones doctrinales.

A diferencia de otros cultos similares, la mitad del tiempo dedicado al culto se utiliza para recaudar dinero. Además de pedirlo en una forma descarada en nombre de Dios y exigiendo como única forma de recibir bendiciones, la fe y la ofrenda económica, puedes convertirte en “socio” de Dios. “Primero el fiel paga, luego como acreedor adquiere el derecho de cobrar las recompensas de Dios”.

Promueven también reuniones de “consagración de diezmistas”, a quienes se les entrega un carnet de miembro que estipula su donación mensual. Los diezmistas tienen derecho a poner a prueba a Dios. La clave es que Dios ha prometido prosperidad, abundancia y bendiciones a quienes le son fieles y se atreven a realizar actos heroicos de fe, para probar su fidelidad. “Dios siempre cumple, pero primero es el acto de fe”. Una vez que el fiel ha hecho su sacrificio (entrega de dinero, auto, casa o cuenta bancaria), está en todo derecho de reclamar a Dios la prosperidad material merecida.

Utilizan mucho las palabras “desafío” y “sacrificio”, y el desafío consiste en donar mas de lo que puedo, es decir una donación por encima de las posibilidades inmediatas. Por ejemplo, donar un cheque por encima del saldo bancario, con la promesa de que Dios recompensará cien veces más. Macedo disocia fe y razón: “En cuestiones de fe, la razón no es buena consejera”. Muchos fieles han donado para probar su fe todo lo que tienen: su reloj, anillos, autos, terrenos, y su propiedad donde viven.

Si la prosperidad no llega, la razón será que no se ofrendó lo suficiente o no se invocó debidamente el nombre de Jesús, o no se asistió a suficientes reuniones de descarga, entre otras excusas. De ahí que el fiel no tenga otra salida que ofrendar más y más, hasta quedar arruinado y culpándose por su falta de fe.

A diferencia del pentecostalismo tradicional, no predican la austeridad de vida, ni hacen énfasis en la vida de la gracia, sino que su teología enfatiza el inmediatismo, y se mueve en una lógica instrumental, de gratificación instantánea y de transacciones con Dios.

Cabe observar que una concepción de fe tan exigente y de soluciones mágicas, funciona como buen justificativo pastoral frente a las frustraciones cotidianas a las que muchos están expuestos, sobre todo los más pobres y desamparados de nuestra sociedad. Prometen lo que parece imposible, ofreciendo como promesas divinas lo anhelado por la cultura de mercado: la prosperidad material y el éxito personal. Les enseñan que Dios los convertirá en empresarios exitosos y prósperos si se abandonan a sus exigencias.

José Saramago se refirió a este grupo en estos términos: “La Iglesia Universal es una cuadrilla que se dedica a la extorsión y al robo” (Jornal Do Brasil, 30 enero 1996)

Fuente:

Ari Pedro Oro – André Corten – J.P. Dozon, (2003). Igreja Universal Do Reino de Deus. Os novos conquistadores da fé. Sao Pablo: Paulinas.

Créditos: aleteia.org