1. María esclava del Señor.

Dijo María: “He aquí la esclava del Señor.” Lee: Lucas 1,38. María no es una diosa sino hija de Adán. “Ella se consagró totalmente como esclava del Señor, sirviendo a la persona y a la obra de su Hijo”. Estudia. Lumen Gentium n. 56.

2. María es la primer cristiana.

Como modelo de todo verdadero creyente ya que ella nos precedió a todos en el camino de la fe y cooperó activamente en el plan de redención con su “sí” a Dios: “Hágase en mí según tu palabra.” Lee: Lucas 1,38.

3. María modelo de fe y obediencia.

“La Virgen María realiza de la manera más perfecta la obediencia de la fe… Durante toda su vida, y hasta su última prueba, cuando su hijo murió en la cruz, su fe no vaciló”. Lee: CIC n. 148 ss. Si por la desobediencia e incredulidad de una mujer, Eva, todos sufrimos la consecuencia del pecado y de la muerte; también por la fe y obediencia de una mujer, María, todos nos beneficiamos. Lee: Génesis 3,15.

4. María es hija de Dios Padre.

Todos somos hijos de Dios, pero ella es la elegida de Dios “entre todas las mujeres” desde el primer instante de su concepción. Por ello el ángel la llama: “llena de gracia”, es decir, desde el principio. De no ser así, el ángel le hubiera dicho: “serás llena de gracia” es decir, antes no, pero ahora sí. Catecismo de la Iglesia Católica (CIC 490 ss.)

5. María es Madre de Dios Hijo.

Jesucristo en cuanto a su divinidad tiene un solo Padre, el que lo engendró en los cielos. Lee: Hebreos 1,5. Jesucristo en cuanto a su humanidad tiene una sola Madre, la que lo engendró en la tierra, Lee: Lucas 1,31. María no es una diosa porque no engendró a Cristo en cuanto a su divinidad, pero sí es Madre de Dios porque engendró a Cristo en cuanto a su humanidad. Y como en Cristo hay una sola persona, la persona divina del Verbo, María es Madre de Dios.

6. María es sagrario del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra. Lee: Lucas 1,35. Moisés se descalzó ante la zarza ardiente. ¿Acaso esto es idolatría? No, porque en la zarza se manifiesta Yavé. Lo mismo María, ella es la zarza ardiente de la teofanía definitiva: llena del Espíritu Santo, nos presenta al Verbo. CIC 724.Y por eso nos arrodillamos ante ese sagrario que tiene a Jesús en brazos. Lee: Mateo 2,11.

7. Virgen y Madre.

María concibe y da a luz al Hijo de Dios con y por medio del Espíritu Santo. Su virginidad se convierte en fecundidad única por medio del poder del Espíritu. Lee: Mateo 1,23 CIC 723.

Por: p. Juan Rivas

Anuncios