Cardenal es un título pontificio que se da a determinados dignatarios de la Iglesia, los cuales ayudan al Sumo Pontífice en el gobierno de los fieles. El nombre proviene de ser ejes (cardo-cardinis en latín) de determinadas oficinas, congregaciones romana o dicasterios dependiente del Papa.

Tal título parece que se inició ya con el Papa Silvestre I (314-335) para denominar a los sacerdotes “incardinados” en Iglesias de Roma. Pero con el tiempo se aplicó sólo a los colaboradores del Papa.

Desde Nicolás II en 1059 los colaboradores fueron tomando más importancia. Sólo ellos podían elegir al nuevo Obispo de Roma. En 1150 se estableció un Decano, que fue el Obispo de Ostia, y un Camarlengo, para administrar la Iglesia de Roma cuando la Sede quedaba vacante.

Según el Derecho Canónico (c.349) “Los Cardenales… constituyen un Colegio especial cuya responsabilidad es proveer a la elección del Romano Pontífice de acuerdo con la norma del derecho”. Por otra parte son también consejeros “colegiados” del Pontífice en el gobierno de la Iglesia. El Canon 350 dice: “El Colegio cardenalicio se divide en tres órdenes: el episcopal, al que pertenecen los Cardenales a quienes el Pontífice asigna como título una Iglesia suburbicaria y los Patriarcas orientales adscritos al Colegio cardenalicio: el presbiteral y el diaconal”.

Las sedes vicarias de Roma son siete: Albano, Frascati, Ostia, Palestrina, Porto-Santa Ruffina y Velletri, Segni).

Por su misión solían ser italianos por la cercanía al Papa. Pero con el tiempo el Colegio de cardenales se hizo internacional.

El número varió con los tiempos, pero creció en los últimos. Los Concilios de Constanza (1414-18) y Basilea (1431-37) limitaron el número a 24. Sixto V, con la Constitución “Postquam verus” de 1586, fijó el número en 70. Pablo IV (1555-59) elevó el número a 76. El número llegó a 144, tras el Consistorio de Marzo de 1973 con Pablo VI.

El 8 de Febrero del 2001 los cardenales eran 140. En el 2002 llegaron a 184, de los cuales 135 tenían menos de 80 años para poder elegir un Pontífice. Según la Constitución “Universi Dominici Gregis”, no pueden participar del cónclave para elegir nuevo Pontífice los que tengan más de 80 años. Al comienzo del 2002 había 135 de menos de 80 años de los 184 existentes.

Su nacionalidad es muy variada. A comienzos del 2002 había 65 europeos (sólo 24 italianos), 27 latinoamericanos, 13 norteamericanos, 13 africanos, 13 asiáticos y 4 de Oceanía. Los había de los cinco continentes y de 69 países.

Anuncios