Obispos o epíscopos

Hch 20:28  Cuiden de sí mismos y de todo el rebaño en el que el Espíritu Santo les ha puesto como obispos (o sea, supervisores): pastoreen la Iglesia del Señor, que él adquirió con su propia sangre.

1Ti 3:1  Si alguien aspira al cargo de obispo, no hay duda de que ambiciona algo muy eminente.

1Ti 3:2  Es necesario, pues, que el obispo sea irreprochable, casado una sola vez, casto, dueño de sí, de buenos modales, que acoja fácilmente en su casa y con capacidad para enseñar.

Tit 1:7  Pues el supervisor (u obispo), siendo el encargado de la Casa de Dios, debe ser irreprensible: no debe ser autoritario ni de mal genio, ni bebedor, ni peleador o que busque dinero.

Flp 1:1  Carta de Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús, a los filipenses, a todos ustedes, con sus obispos y sus diáconos, que en Cristo Jesús son santos.

 

Presbíteros:

Hch 14:23  Designaron presbíteros en cada Iglesia y después de hacer oración con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído.

Hch 16:4  Conforme iban pasando por las ciudades, les iban entregando, para que las observasen, las decisiones tomadas por los apóstoles y presbíteros en Jerusalén.

1Ti 4:14  No descuides el carisma que hay en ti, que se te comunicó por intervención profética mediante la imposición de las manos del colegio de presbíteros.

Tit 1:5  El motivo de haberte dejado en Creta, fue para que acabaras de organizar lo que faltaba y establecieras presbíteros en cada ciudad, como yo te ordené.

 

Diáconos:

Rom 12:7  si eres diácono, cumple tu misión; si eres maestro, enseña;

1Ti 3:8  Los diáconos también han de ser respetables y de una sola palabra, moderados en el uso del vino; que no busquen dinero mal ganado, 

1Ti 3:10  Primero sean sometidos a prueba y después, si no hubiera nada que reprocharles, sean aceptados como diáconos.

1Ti 3:12  Los diáconos sean casados una sola vez y gobiernen bien a sus hijos y su propia casa.

 

La Iglesia cristiana primitiva estaba formada como queda tesmimoniado por la Escritura por los obispos, los presbíteros y los diáconos. Cada uno de ellos constituía una autoridad dentro de la comunidad cristiana. Los obispos o epíscopos tenían la función de supervisar a los presbíteros. Los diáconos tenían la función de servir a la comunidad o asistir a los presbíteros en las tareas de la Iglesia.

Según el diccionario Swanson los presbíteros, del griego presbuteros (πρεσβύτερος, G4245), principalmente, significa anciano. En el A.T. los “ancianos” eran las personas de mayor edad y mayor experiencia, líderes de las tribus de Israel. En el N.T. esta palabra si bien designa también a personas de edad avanzada, designa además a los mejores preparados espiritualmente para dirigir una comunidad cristiana.

En un principio, tanto la palabra presbítero como obispo o epíscopo era utilizada indistintamente para designar a una misma persona. Mientras que la palabra obispo distinguía a la persona como supervisor de la Iglesia, presbítero lo distinguía por su madurez espiritual.

Con el paso del tiempo, estas palabras se utilizaron para designar dos funciones diferentes. Es obispo pasó a ser el supervisor de los presbíteros, es decir que para regiones donde había varias comunidades encabezadas por presbíteros, éstos eran supervisados en materia de fe y doctrina por los obispos.

La palabra obispo o epíscopo viene del griego episkopos (πίσκοπος, G1985), lit., supervisor (epi, sobre; skopeo, mirar o vigilar), de donde se deriva el término castellano episcopado, etc. Se encuentra en Hch,20,28; Flp 1,1; 1Ti 3,2; Tit 1,7; 1Pe 2,25.

 

Más allá que dentro de la Iglesia Cristiana Primitiva existían maestros, evangelistas, profetas, etc.; todos éstos estaban atados por decirlo así a la autoridad de los presbíteros y éstos a los obispos y a los apóstoles.

 

Ahora bien, en la actualidad hay muchas denominaciones que dicen ser la verdadera iglesia de Cristo y sin embargo en estas comunidades religiosas no encontramos ninguno de los cargos y funciones que existían en las comunidades primitivas. Actualmente estas comunidades religiosas son dominadas por un pastor, muchas veces autoproclamado y que no cuenta con ninguna supervisión en materia doctrinal, sino que enseñan lo que ellos creen que es correcto.

Incluso también hay quienes no pertenecen a ninguna comunidad religiosa y sin embargo, también dicen ser la verdadera iglesia y sin embargo la autoridad la depositan en su propia interpretación.

 

Todo esto me lleva a preguntarme, como pueden argumentar pertenecer a la verdadera Iglesia de Cristo si no tienen ninguna autoridad eclesial, las cuales estableció Cristo para pastorear su Iglesia?

 

Fuentes:
La Biblia
Diccionario Swanson.
Diccionario Strong.

Anuncios