No sé si a muchos les habrá pasado, al ver los post de algunos cristianos no católicos, que han sentido pena y hasta a veces les ha causado gracia el hecho de que intentan dar clases de catecismo y apologética con “la Biblia en la mano”.

            Cuántas veces no hemos visto mensajes con el lema: “Dónde dice la biblia esto” “Donde dice la Biblia aquello”.

            Pregunto: ¿es que nadie les avisó? ¿nadie les dijo? Por si muchos cristianos no católicos no lo saben, o en algunos casos no lo quieren saber, creo que sería interesante recordarles y hacerles conocer algunas verdades.

 

1ra. Verdad

             Ninguna denominación cristiana no católica tendría Biblia si no fuera por la Iglesia Católica quien fue la encargada de recopilar, estudiar y declarar que libros eran “inspirados” y podrían integrar la Biblia y cuáles no.

 

2da. Verdad

            Para poder determinar que libros eran inspirados y cuáles no, la Iglesia se basó no sólo en las Escrituras del Pueblo Judío, sino también en la sucesión y tradición apostólica que tanto critican algunos grupos y en la enseñanza de los Padres de la Iglesia.

 

3ra. Verdad

            Muchos de los dogmas que ostentan las actuales denominaciones cristianas no católicas fueron heredados de la Tradición Apostólica y de la exégesis e interpretación bíblica de la Iglesia Católica.

 

4ta. Verdad

            Todas las denominaciones cristianas, les guste o no, descienden de la Iglesia Católica.

 

5ta. Verdad

            Ninguna otra denominación cristiana puede decir que la Biblia es Palabra de Dios, sino fuera porque la Iglesia Católica es quien tiene la máxima autoridad para aseverar tal cosa.

 

6ta. Verdad

            La Biblia “oficial” de la que se desprenden la gran mayoría de las Biblias que hoy encontramos en el mercado, la mandó compilar el Papa S. Dámaso a finales del Siglo IV. La tarea fue llevada a cabo por el presbítero romano S. Jerónimo y cuyo resultado es la versión que comúnmente se conoce con el nombre de Vulgata.

            Entonces, si la Iglesia Católica es quien tuvo autoridad para determinar que documentos pertenecen al canon bíblico, quien mejor que la Iglesia Católica para enseñar en materia de fe.

            Sin intención de ofender a nadie. ¿Cómo puede venir una persona que ha tomado la Biblia ayer y pretender que lo que enseña la Iglesia está mal? Es como si mi hijo tomara un manual de escuela o una enciclopedia y pretendiera decirle a un científico que lo que expone está mal. Lo más probable es que el científico mande a mi hijo a estudiar y a instruirse antes de refutar nada.

            Resulta un tanto paradójico que se pretenda objetar el magisterio de la Iglesia con la misma Biblia, ya que de este modo, estarían impugnando a la misma Biblia, dado que fue la Iglesia Católica quien la compiló y determinó que libros eran Palabra de Dios  y cuáles no.

            Para terminar: Nunca, dejaremos de ser católicos.

Anuncios