La mayoría de las sectas que basan sus enseñanzas en las doctrinas de Lutero y que descienden del protestantismo sostienen que la única fuente de revelación esla Biblia, pero sin embargo este principio es falso y de nulidad absoluta.

Para defender este principio se basan generalmente en 2Ti 3,16 y que a continuación transcribo:

“Toda Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, redargüir, para corregir, para instruir en justicia.”

Ahora bien, a qué se está refiriendo el Apóstol con la frase “toda escritura”. Se refiere acaso ala Bibliatoda?

La respuesta es obviamente que no, dado que al momento de redactar esa carta, NO existíala Biblia, cuyo canon definitivo se estableció en el Sínodo de Roma en el año 382 d.C. En el mejor de los casos se podría estar refiriendo al Antiguo Testamento, pero tampoco es así dado que el canon hebreo de las Escrituras recién se conformó entre los años 95 y 100 de la era cristiana en el Concilio de Yabne o Yamnia.

Entonces a que se puede estar refiriendo el Apóstol con el término “escritura”?

La respuesta es sencilla: el pueblo Judío conocía como Escrituras (ketubim), lo que hoy llamamos Salmos, Job, Proverbios, Cantar de los Cantares, Lamentaciones, Esther, Rut, Daniel, Esdras, Nehemías, 1-2 Crónicas.

Por lo expuesto, no es aplicable ese versículo para afirmar que todala Bibliaes Palabra de Dios. Así mismo, en ninguna parte del N.T. se menciona alguna lista de libros que los Apóstoles consideraran “inspirados”.

Otro texto, fuera de contexto, muy utilizado por las sectas es:

“Y estas palabras que Yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás, y hablarás de ellas estando en tu casa, andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.”  Deut 6,6-7.

El texto es claro al respecto. Dice “palabras”, es decir tradiciones, no habla de escritos, habla de tenerlas en el corazón, no es papeles o enla Biblia.Ergoeste argumento tampoco es válido, más teniendo en cuenta la fecha de composición del Deuteronomio.

“… y por mí, a fin de que al abrir la boca me sea dada Palabra para dar a conocer con denuedo el misterio del Evangelio.”  Efe 6,18

El texto dice que “al abrir la boca”, no al abrirla Bibliay cuando se refiere al Evangelio no se está refiriendo a los cuatro Evangelios que conocemos hoy, sino a la BuenaNuevadel Reino de los Cielos.

Resumiendo,la SolaScripturacarece de validez dado que enla Biblia, en ningún momento se menciona tal cosa y en ningún momento se habla de alguna lista de libros o documentos que los apóstoles consideraran inspirados.

Los apóstoles nunca leyeron Apocalipsis, el Evangelio de Juan o Hechos de los Apóstoles. Sus enseñanzas se transmitieron de forma oral y solo algunas (muy pocas por cierto) llegaron a nosotros en forma de escritos, los cuales en algunos casos hasta el día de hoy se duda si el autor es realmente quien dice ser o son pseudo-epígrafos, es decir que alguien se apropió de un nombre real. (2 Pedro, 2 y 3 de Juan, Versículo del 9 al 20 del Capítulo 16 del Evangelio de S. Marcos y el Apocalipsis de Juan).

Prueba de ello lo encontramos en la misma Biblia:

1 Corintios 11,1-2

Sed mis imitadores, como lo soy de Cristo. Os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí y conserváis las tradiciones tal como os las he transmitido.

2 Tesalonicenses 2,15

Así pues, hermanos, manteneos firmes y conservad las tradiciones que habéis aprendido de nosotros, de viva voz o por carta.

2 Tesalonicenses 3,6

Hermanos, os mandamos en nombre del Señor Jesucristo que os apartéis de todo hermano que viva desordenadamente y no según la tradición que de nosotros recibisteis.

2 Juan 1,12

Aunque tengo mucho que escribiros, prefiero no hacerlo con papel y tinta, sino que espero ir a veros y hablaros de viva voz, para que nuestro gozo sea completo.

3 Juan 1,13-14

Tengo mucho que escribirte, pero no quiero hacerlo con tinta y pluma. Espero verte pronto y hablaremos de viva voz.

Sola scriptura es un invento de hombres con el fin de mantener engañada a la gente poco instruida y sobre todo vaga que no se toma el trabajo de investigar y se queda con lo que le dicen por temor a ser señalados.

Una última acotación, si aplicásemos el principio de sola scriptura, no harían falta ni pastores, ni ministros y mucho menos profetas, dado que, según este principio, nada de lo que ellos nos puedan decir es válido.

En fin. No hay peor ciego que el que no quiere ver.

La Paz sea con ustedes.

Anuncios