El presente, es un trabajo personal, sin otro fin más que el dar a conocer, los nombres y doctrinas de las diferentes sectas cristianas que pululan Latinoamérica, mayoritariamente provenientes de los Estados Unidos y que han surgido durante el siglo XIX y principios del XX.

Obviamente que haría falta un libro para describirlas todas, pero voy a destacar las que más se han propagado y las más virulentas contra la Iglesia Católica.

Demos comienzo al largo listado:

Iglesia Adventista Cristiana

Denominación fundada en 1860. Es la segunda en importancia de las organizaciones adventistas. Mantiene la mayoría de las creencias evangélicas tradicionales, pero cree en la inconsciencia de los muertos hasta la resurrección y enfatiza el regreso de Cristo. Su sede principal está en Charlotte, Carolina del Norte, y sostiene escuelas y misiones en varios países.


Iglesia Adventista Del Séptimo Día

Denominación fundada por seguidores de William Miller y otros cristianos. Esperaban la inminente Segunda Venida de Cristo. Empezó a formarse en 1844, pero debido a las predicciones incumplidas de Miller, se organizó oficial y definitivamente en 1863. Su nombre revela el énfasis tanto en la Segunda Venida como en la observancia del sábado o séptimo día, práctica que tomaron de los “Bautistas Del Séptimo Día” y otros creyentes. Entre sus fundadores estuvieron Joseph Bates y Elena Harmon White. A esta dama, de origen metodista, se le atribuye una inspiración especial como autora de libros fundamentales para la denominación, entre ellos se encuentran El camino a Cristo, El Deseado de todas las gentes, y muchos otros.

Según los adventistas, la inmortalidad solo se otorga a los justos en ocasión del regreso de Cristo. Afirman que los muertos están en inconsciencia total. También insisten en la purificación del santuario celestial, debido a que se inició una obra de juicio en l844 que durará hasta concluir el tiempo de la gracia. La mayoría de las otras doctrinas son parecidas a las de los evangélicos. Bautizan por inmersión y solamente a creyentes con suficiente edad. Practican un estilo de vida conservador, rechazan las bebidas alcohólicas, el tabaco, el baile, el café y las comidas que pueden dañar la salud. Enfatizan mucho el cuidado corporal y favorecen una dieta vegetariana.

Cada iglesia local elige a ciertos dirigentes (ancianos, diáconos, etc.) y juntas que forman parte de conferencias regionales gobernadas por una directiva. Estas conferencias crean uniones. Estas, a su vez, forman las numerosas divisiones que integran la Asociación General, de carácter mundial. Los pastores están sujetos no solo a la iglesia local sino a la denominación. Los adventistas promueven la educación, la salud, así como la distribución de Biblias y literatura. Su revista más conocida es El Centinela y El Heraldo de la Salud. Esta iglesia se extiende por todo el mundo.

Anabaptistas

Movimiento religioso de la época de la Reforma evangélica del siglo XVI. Los anabautistas tienen su origen en seguidores de la reforma de Ulrico Zwinglio en Zurich, Suiza. Sus creencias básicas eran las mismas de la Reforma, pero solo bautizaban a creyentes y rebautizaban a los que habían recibido ese sacramento cuando niños (de ahí el nombre anabautistas o rebautizadores). También creían en la autoridad de la iglesia local, la separación de la Iglesia y el Estado, así como en cierto grado de pacifismo y el aislamiento de las cuestiones políticas. Su estilo de reforma era más profundo que el adoptado por los otros evangélicos del siglo XVI. Los «profetas» fueron derrotados militarmente después de un corto experimento teocrático durante su breve control de la ciudad alemana de Münster, donde impusieron una forma de comunismo y favorecieron la poligamia. Además, fueron rechazados por otros anabautistas por ciertas excentricidades y por recurrir a las armas, lo cual les está prohibido a los anabautistas de tipo evangélico.

Los mayores grupos anabautistas de la actualidad son los menonitas, los schwenckfelders, los hermanos hutteristas y varios grupos que se identifican como hermanos. Los amish también pueden remontarse a esa tradición y mantienen una vida en comunidad en lugares relativamente aislados. Los primeros bautistas recibieron la influencia anabautista (mediante los menonitas) a principios del siglo XVII.

Iglesias Bautistas

Movimiento evangélico. No puede hablarse en propiedad de una Iglesia Bautista sino de iglesias bautistas, debido a su sistema congregacional de gobierno.

Los bautistas surgen en Holanda en 1608–1609, cuando un pastor inglés emigrado, John Smyth, funda la primera iglesia con ese nombre en los tiempos modernos. Los primeros bautistas ingleses pudieran tener sus orígenes en la presencia de algunos anabautistas en Inglaterra, pero la iglesia de Smyth es la primera en una larga línea de iglesias bautistas. Smyth recibió también la influencia de los anabautistas holandeses (menonitas) y rechazó el bautismo de infantes. Más adelante, a mediados del siglo XVII, los bautistas iniciaron la práctica de bautizar únicamente por inmersión. Muy pronto se dividieron en generales y particulares. Sostienen las mismas doctrinas básicas de los evangélicos, con los que se identifican, pero además de instar en la experiencia personal de conversión, insisten en la iglesia local compuesta únicamente por creyentes y en ciertas características especiales.

Los bautistas se organizan en convenciones, uniones y asociaciones, de ellas la mayor es la Convención Bautista del Sur de Estados Unidos, de teología generalmente conservadora, seguida por algunas convenciones formadas por los bautistas negros.

Los bautistas ingleses son más ecuménicos que los estadounidenses, pero los bautistas americanos («American Baptists») o bautistas del Norte de EE. UU. pertenecen a varias organizaciones ecuménicas.

La Primera Iglesia Bautista de Providence, Rhode Island, fundada por Roger Williams (1639), fue la primera de sus congregaciones en el continente americano. Williams fue un pionero no solo de la libertad religiosa, sino de la separación absoluta de la Iglesia del Estado. En los siglos XIX y XX, los bautistas se convirtieron en la más numerosa denominación protestante en EE. UU.

Los bautistas constituyen el principal movimiento religioso en el sur de los EE. UU., y prevalece entre los negros en toda Norteamérica. También son numerosos en Rusia, Ucrania, Inglaterra, India, Canadá, Brasil y otros países. Trabajan en casi todos los países y se agrupan en la Alianza Bautista Mundial, con sede en Londres. Además hay un número apreciable de iglesias independientes que se identifican como bautistas o sustentan una teología compatible. La teología arminiana de los primeros bautistas ingleses sobrevive en los Bautistas del Libre Albedrío.

Iglesias Evangélicas

Movimiento religioso internacional. El nombre de Iglesia Evangélica ha sido utilizado por infinidad de organizaciones. Martín Lutero se refirió a las iglesias de la Reforma en Alemania como «Iglesia Evangélica» (actual nombre de la iglesia unificada de luteranos y reformados en ese país). Muchas denominaciones y numerosas iglesias independientes han llevado ese nombre, entre ellas la Iglesia Evangélica Alemana, la Iglesia Evangélica y Reformada, la Iglesia Evangélica de confesión luterana, la Iglesia Evangélica Pentecostal, etc. También la palabra «evangélica» o «evangélico» es frecuente en el nombre de denominaciones, como la Convención Evangélica «Los Pinos Nuevos» (Cuba), por citar ejemplo.

Generalmente las iglesias evangélicas hacen énfasis en la justificación por fe. Entre los grupos más conservadores las «buenas nuevas» de salvación y el nuevo nacimiento son prédica constante. En algunos países como Estados Unidos, la palabra «evangélico» implica cierto grado de conservadurismo u ortodoxia tradicional dentro del protestantismo.

Así mismo cada iglesia evangélica tiene su propio tipo de culto, doctrina que difieren unas de otras.

Asambleas de Dios

Denominación evangélica. Las Asambleas de Dios se organizaron en 1914 en Hot Springs, Arkansas (EE. UU.) y sus fundadores fueron pastores evangélicos, mayormente bautistas y metodistas con una teología pentecostal y fundamentalista.

Las Asambleas son arminianas y creen además en el bautismo en el Espíritu Santo, el don de lenguas, la separación del mundo, la sanidad divina, el regreso premilenial de Cristo y las doctrinas básicas del sector evangélico del protestantismo. Su gobierno combina elementos de presbiterianismo y congregacionalismo. Las Asambleas están presentes en casi todo el mundo y constituyen una de las principales denominaciones pentecostales en Norteamérica, Iberoamérica y los demás continentes. Además de agencias misioneras, mantienen numerosos colegios e institutos bíblicos, así como algunos seminarios teológicos y universidades, y predican por radio, televisión y prensa.

Testigos de Jehová

Secta estadounidense. Desde su sede en Brooklin, Nueva York, y mediante la publicación de las revistas Atalaya y Despertad, los Testigos de Jehová se han extendido por todo el mundo. El origen de la secta se encuentra en las ideas de C.T. Russell que inició ese movimiento en la década de 1870. Esta secta se organizó, en 1884, con el nombre de Watch Tower Society [Sociedad del Atalaya]. Luego, en 1914, fundaron la Asociación Internacional de Estudiantes de la Biblia. En 1931, adoptaron definitivamente el nombre actual de Testigos de Jehová. Los miembros o «proclamadores» deben dedicar gran parte de su tiempo a la «publicación» o «proclamación» de las buenas nuevas del Reino de Jehová.

Presentan algunas características del arrianismo en su cristología. Jesús fue, según ellos, un hombre que murió para rescatar a los descendientes de Adán de la muerte física, y al resucitar fue exaltado por encima de los ángeles. Su creencia en el Espíritu Santo (aunque no son trinitarios), se limita a considerarle la «fuerza activa de Jehová». Anunciaron el fin del mundo para 1914, lo cual justifican con variadas interpretaciones. Esperan el fin del mundo en cualquier momento, aunque solo ciento cuarenta y cuatro mil «ungidos» irán al cielo. Los demás Testigos de Jehová (únicos en salvarse) habitarán la tierra nueva. No creen en la inmortalidad del alma, sino solo en la resurrección.

No prestan servicio militar, sino obediencia absoluta a la organización «teocrática», es decir, a la corporación religiosa a la que pertenecen. Consideran a la Iglesia Católica como la «gran ramera», y a los protestantes y evangélicos como los hijos de la misma. El mundo religioso, aparte de ellos, es «Babilonia la grande».

Unitarismo

Movimiento religioso. Los unitarios, además de negar la Trinidad, tienden a un radicalismo teológico, como lo evidencia el rechazo de los milagros y lo sobrenatural, así como el aceptar ideas de otras religiones.

Las tendencias antitrinitarias se reflejaron durante la Reforma del siglo XVI como reacción a la posición trinitaria de Roma y de los principales reformadores protestantes. El más famoso teólogo antitrinitario de ese período fue Miguel Servet, médico español perseguido por católicos y protestantes.

Una serie de teólogos liberales pasó entonces al unitarismo y llegaron a controlar la cátedra de Teología de Harvard, al menos por un tiempo.

La Asociación Unitaria Americana se unió a los partidarios del Universalismo y surgió la Asociación Universalista y Unitaria, a la cual pertenecen numerosos intelectuales.

El unitarismo no organizado (o sea, las ideas unitarias antitrinitarias) ha florecido en sectores del pensamiento americano. Varios presidentes de Estados Unidos se identificaron como unitarios en cuanto a pensamiento o a militancia confesional, entre ellos Thomas Jefferson.

Estas son solo algunas de la cantidad de sectas que proliferan en la actualidad, cada una con sus dogmas y tradiciones. Algunas son más peligrosas que otras, fanatizando tanto a sus adeptos, incluso hasta inducirlos a provocarse la muerte.