Antes de desarrollar el tema, quisiera traer a colación una frase de Gilbert Keith Chesterton, la cual al momento de leerla, me llamó mucho la atención:

“El más encarnizado oponente de las ceremonias cristianas debe admitir que, si el Catolicismo no hubiese instituido el pan y el vino, algún otro muy probablemente lo hubiese hecho”.

 

Pero la finalidad de este tema es recordar cuantas veces los Apóstoles hablan de la Eucaristía o hacen alusión a ella con diversos nombres en la Biblia.

La Cena del Señor:

1Co 11,20 Y cuando os reunís no es para comer la cena del Señor,

Ágape (Fiesta de Amor):

Jud 1,12 Estos son deshonra de vuestros ágapes; banquetean con vosotros sin vergüenza, apacentándose a sí mismos; son nubes sin agua, arrastradas por los vientos; árboles tardíos sin fruto, dos veces muertos, desarraigados;”

Partición del Pan:

Hec 2,42 Perseveraban en oír la enseñanza de los apóstoles, y en la unión, en la fracción del pan y en la oración.

Prometida por Cristo:

Jn 6, 27.32-35.48-56 Procuraos, no el alimento perecedero, sino el alimento que permanece hasta la vida eterna, el que el Hijo del hombre os da, porque Dios Padre le ha sellado con su sello. Díjoles, pues, Jesús: En verdad, en verdad os digo: Moisés no os dio pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo;” porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo. Dijéronle, pues, ellos: Señor, danos siempre ese pan. Les contestó Jesús: Yo soy el pan de vida; el que viene a mí, no tendrá más ya hambre, y el que cree en mí, jamás tendrá sed.” Yo soy el pan de vida;”  vuestros padres comieron el maná en el desierto, y murieron.  Este es el pan que baja del cielo, para que el que lo coma no muera. Yo soy el pan vivo bajado del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre, y el pan que yo le daré es mi carne, vida del mundo.” Disputaban entre sí los judíos diciendo: ¿Cómo puede éste darnos de comer de su carne? Jesús les dijo: En verdad, en verdad os digo que, si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.  El que come mi carne y bebe mi sangre está en mí y yo en él.

Instituida por Cristo:

Mt 26,26-29 Mientras comían, Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y, dándoselo a los discípulos, dijo: Tomad y comed, éste es mi cuerpo. Y tomando un cáliz y dando gracias, se lo dio, diciendo: Bebed de él todos, que esta es mi sangre del Nuevo Testamento, que será derramada por muchos para remisión de los pecados. Yo os digo que no beberé más de este fruto de la vid hasta el día que lo beba con vosotros nuevo en el reino de mi Padre.

Mc 14,22-25 Mientras comían, tomó pan, y, bendiciéndolo, lo partió, se lo dio y dijo: Tomad, esto es mi cuerpo. Tomando el cáliz, después de dar gracias, se lo entregó, y bebieron de él todos. Y les dijo: Esta es mi sangre de la alianza, que es derramada por muchos. En verdad os digo que ya no beberé del fruto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo en el reino de Dios.

Lc 22,19-20 Tomando el pan, dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: Este es mi cuerpo, que es entregado por vosotros; haced esto en memoria mía.” Asimismo el cáliz, después de haber cenado, diciendo: Este cáliz es la Nueva Alianza en mi sangre, que es derramada por vosotros.

1Co 11,23-26 Porque yo he recibido del Señor lo que os he transmitido, que el Señor Jesús, en la noche en que fue entregado, tomó el pan, y después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo, que se da por vosotros; haced esto en memoria mía.” Y asimismo, después de cenar, tomó el cáliz, diciendo: Este cáliz es el nuevo Testamento en mi sangre: cuantas veces lo bebáis, haced esto en memoria mía. Pues cuantas veces comáis este pan y bebáis este cáliz, anunciáis la muerte del Señor hasta que El venga.

Presencia real de Cristo en la Eucaristía:

Mt 26,26 Mientras comían, Jesús tomó pan, lo bendijo, lo partió y, dándoselo a los discípulos, dijo: Tomad y comed, éste es mi cuerpo.

Mc 14,22 Mientras comían, tomó pan, y, bendiciéndolo, lo partió, se lo dio y dijo: Tomad, esto es mi cuerpo.

Lc 22,19 Tomando el pan, dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: Este es mi cuerpo, que es entregado por vosotros; haced esto en memoria mía.”

Jn 6,51 Yo soy el pan vivo bajado del cielo; si alguno come de este pan, vivirá para siempre, y el pan que yo le daré es mi carne, vida del mundo.”

Jn 6,55 Porque mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida.

1Co 11,27-29 Así, pues, quien come el pan y bebe el cáliz del Señor indignamente, será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Examínese, pues el hombre a sí mismo y entonces coma del pan y beba del cáliz;” pues el que sin discernir come y bebe el cuerpo del Señor, se come y bebe su propia condenación.

Nos une a Cristo:

Jn 6,56  El que come mi carne y bebe mi sangre está en mí y yo en él.

Hch 2,42 Perseveraban en oír la enseñanza de los apóstoles, y en la unión, en la fracción del pan y en la oración.

1Co 10,17 Porque el pan es uno, somos muchos un solo cuerpo, pues todos participamos de ese único pan.

Es por esto y por mucho más, que la Misa es lo más importante en la vida del cristiano, pues en ella se centra toda la enseñanza de Cristo y de los Apóstoles para la vida eterna.

Muchos vendrán a preguntarte se Cristo o los Apóstoles enseñaron esto o aquello con respecto a la Eucaristía, no hace falta que hagas un tratado teológico para dar cuentas de tu fe, simplemente remítelos a la Biblia donde encontrarán las respuestas a todas sus objeciones.

Si tienes dudas acerca de la Eucaristía o de la Presencia Real de Cristo en los dones consagrados, no tienes más que abrir tu Biblia y ahí encontrarás las respuestas tal como lo he reflejado en el presente tema.

Entonces, ¿Cristo está presente realmente en la Eucaristía? ¿Lo enseñaron los Apóstoles? La respuesta es simple: SI!

Que Dios te bendiga y te de la fe.

Fuentes:

Biblia Nácar-Colunga 1944, Traducción literal del Hebreo y el Griego al castellano.

Concordancia Doctrinal Católica

Diccionario de Catequesis y Pedagogía Religiosa

P Rossano – G. Ravasi – A, Girlanda, Nuevo Diccionario de Teología Bíblica

Anuncios