La Iglesia Bautista tuvo su origen en Holanda en 1608–1609, cuando un pastor inglés emigrado, John Smyth, funda la primera iglesia con ese nombre en los tiempos modernos. Smyth era de origen anglicano, pero, al separarse de la iglesia de Inglaterra, había fundado una iglesia «separatista» en Gainsborough. A continuación, Smith se bautizó a sí mismo y a otros 36 miembros de su congregación. Más tarde entró en contacto con los menonitas de Holanda y se convenció de sus ideas haciéndose bautizar de nuevo y recomendando a sus seguidores la unión con ellos. En el siglo XVIII William Carey dio inicio a la “Sociedad de Bautistas Particulares para la Propagación del Evangelio a los Paganos”.

A causa de sus distintas influencias los bautistas se dividieron pronto en:

BAUTISTAS GENERALES convencidos de que Jesús había muerto para salvar a todos los hombres que creyeran en Él.

BAUTISTAS PARTICULARES fundados por Henry Jacob, cuya creencia básica es que Jesús murió solamente por los predestinados a la salvación y no por todos los hombres. Poco a poco se fue imponiendo y el primero fue desapareciendo.

En la primera mitad del siglo XVII llegaron los primeros Bautistas a los Estados Unidos, y con el tiempo dieron origen a muchas otras sectas:

–          Iglesias Americanas Bautistas

  • Esta denominación procede históricamente de las iglesias bautistas, sobre todo fuera del Sur. Esta organización incluye iglesias liberales y conservadoras, pero se considera más liberal y ecuménica que la del Sur.

–          Convención Bautista Del Sur

  • En 1845 las iglesias sureñas se separaron de la Convención Trienal fundada en 1814.  Al separarse las iglesias del sur, estas crearon sus propias instituciones y organizaciones, convirtiéndose en el sector más conservador dentro de los bautistas tradicionales. Poseen varios seminarios importantes, incluyendo el del Sudoeste (en Fort Worth, Texas) considerado el más grande del mundo, grandes universidades y colegios. Los bautistas del sur hacen énfasis en las doctrinas históricas de los bautistas y muchas de sus iglesias practican la comunión cerrada, pero reconocen como hermanos a otros creyentes cristianos.

–          Bautistas Conservadores

  • Aunque son evangélicos, los bautistas conservadores de América no se identifican como fundamentalistas a pesar de su reacción negativa ante lo que consideraban modernismo de la Convención Bautista Americana. No existe diferencia fundamental entre la teología de los bautistas conservadores y las iglesias bautistas tradicionales.

–          Bautistas de Norteamérica

  • Conferencia de iglesias bautistas establecidas por alemanes en Estados Unidos, originalmente en New Jersey y Pensilvania. Los bautistas alemanes participaron en el desarrollo de la Escuela de Teología Colgate-Rochester en Rochester, Nueva York. En 1935 fundaron el seminario Bautista Norteamericano.

–          Bautistas Del Libre Albedrío

  • La llegada a Estados Unidos de algunos Bautistas Generales (arminianos) en el siglo XVII preparó el camino para la organización de la primera iglesia bautista del libre albedrío por Paul Palmer en Chown, Carolina del Norte, en 1727. Además de otras doctrinas bautistas, se caracterizan por el  arminianismo y por el lavatorio de pies.

–          Bautistas Del Séptimo

  • Día En 1672 se organizó una Iglesia Bautista del Séptimo Día en Newport, Rhode Island. La única diferencia importante con otros bautistas es la observancia del sábado, lo cual no se hace de una manera legalista ni impositiva.

–          Bautistas Generales

  • Aunque ponen énfasis en la iglesia local, aceptan que las asociaciones de iglesias pueden ejercer cierta autoridad sobre las congregaciones. Con el tiempo, la mayoría de los bautistas generales se fundieron con los particulares y adoptaron una teología intermedia entre arminianismo y calvinismo.

–          Bautistas Independientes

  • Estas iglesias son mayoritariamente fundamentalistas o conservadoras y sostienen varias agencias misioneras.

–          Bautistas «landmark»

  • El «landmarkismo» o «landmarquismo» es una posición adoptada por ciertos bautistas desde el siglo XIX que han afirmado, en contraposición a muchos otros bautistas, que la iglesia es siempre visible, que solo ministros bautistas pueden predicar u oficiar en iglesias bautistas, que el bautismo para ser válido no solo debe ser administrado por inmersión sino también oficiado por un ministro bautista. Para ellos las iglesias no bautistas son sociedades cristianas, pero no verdaderas iglesias. También entienden que algunos no bautistas pueden ser cristianos, pero al no ser bautistas no coinciden realmente con las enseñanzas neotestamentarias.

–          Bautistas Particulares

  • En 1633, al adoptar el bautismo de creyentes, varios separatistas calvinistas salidos de la iglesia de Inglaterra dieron lugar al movimiento de los bautistas particulares, que creían, como calvinistas, que Cristo murió únicamente por los elegidos.

–          Bautistas Primitivos

  • Los bautistas primitivos son tal vez los más estrictos entre los grupos bautistas. Se oponen a cualquier tipo de organización, sociedad o agencia no mencionada en la Biblia. Por lo tanto no tienen sociedades misioneras ni escuelas dominicales.

–          Bautistas Reformados

  • Estos Bautistas que no solo insisten en los cinco puntos del calvinismo estricto, sino que prefieren identificarse como «reformados».

–          Bautistas Regulares

  • En 1932 varias iglesias de la Convención Bautista Americana abandonaron la organización para fundar la Asociación General de Bautistas Regulares. Con el tiempo, numerosas iglesias bautistas de teología fundamentalista o evangélica se unieron a esta organización.

–          Bautistas Unidos

  • En 1787 se unieron varias iglesias bautistas identificadas como «separadas» o «regulares» en los estados de Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Kentucky. En esta denominación se conservaron elementos de calvinismo y arminianismo, de ahí el nombre «unidos».

DOCTRINA GENERAL

En concreto por lo general aceptan lo siguiente:

–          La Biblia es un libro inspirado; pero no tiene criterios de interpretación iguales a todos.

–          La idea esencial es el bautismo de los creyentes, rechazando el de los niños.

–          Algunos aceptan la Virginidad de María, la Madre de Jesús.

–          La Cena del Señor, que por lo general celebran el primer domingo de cada mes, es solamente un recordatorio de la muerte de Cristo. El pan queda pan y el vino queda vino. No hay presencia real de Cristo.

–          La Iglesia es algo invisible, formada por todos los que han aceptado a Cristo como Salvador y Señor.

–          El culto se centra en la predicación, la oración y el canto de himnos.

Como vemos, básicamente, los bautistas son una secta derivada del Calvinismo alemán y holandés afincado en EE.UU. Cada una de estas sectas tienen sus propios dogmas y doctrinas y su propia forma de ver y entender la Biblia.

Vocabulario:

Secta:

Etimológicamente, la palabra secta parece proceder bien del verbo secare (cortar), y en ese caso significaría divisa ab alüs (separada de los demás), o bien del verbo sequi (seguir), en cuyo caso indicaría la adhesión a las enseñanzas de algún maestro. En ambos sentidos puede aplicarse a numerosos grupos que, siguiendo las teorías de alguna persona singular, se organizan con más o menos fanatismo para cuestiones de tipo político, religioso, etc.

El luteranismo, reservó dicha apelación para los anabaptistas y socinianos. El protestantismo oficial lo aplicó a los puritanos, congregacionalistas, cuáqueros, swenderborgianos, moravos, universalistas, metodistas, baptistas y para las iglesias no denominacionales, a medida que iban apareciendo en la escena de la historia.

Toda secta supone su desmembración de una de las confesiones protestantes. Sus fundadores fueron bautizados y miembros activos de alguna de ellas. Las confesiones que han engendrado mayor número de sectas han sido la metodista, anglicana, presbiteriana, baptista y congregacionalista. Al separarse, las sectas llevan consigo muchas de las creencias y prácticas litúrgicas que luego transformarán a su talante.

Éstos retienen por lo común la Biblia, pero introduciendo en su texto interpretaciones -y distorsiones- desconocidas por la tradición cristiana. Estas alteraciones transforman notablemente el texto escriturístico que, para sus fieles, no se puede leer sino al trasluz de las nuevas interpretaciones. Lo dicho se extiende también a la liturgia, que, despojada de lo que llaman el “ritualismo” de las confesiones históricas, adquiere un aspecto seco y árido.

Doctrinalmente las sectas pertenecen al fundamentalismo dentro de las comunidades protestantes.

Anuncios