PEDRO CABEZA DE LA IGLESIA

El nombre originario de Pedro era Simón, de etimología griega y frecuentemente utilizado entre los judíos en tiempos de los Macabeos. Su equivalente semítico, muy semejante fonéticamente, es Simeón, que referido a Pedro, se encuentra solamente en Hch 15,14 y 2 Pe 1,1.
Junto a este nombre se agregó, con el tiempo, otro, el de Pedro, que acabó por prevalecer.

He aquí cómo lo presenta Mateo, en la relación que hace de los Doce: “Primero, Simón, llamado Pedro” (Mt 10,2; cfr. Mt 4,18; Hch 10,5.18.32; 11,13; Lc 6,14).
A menudo los dos nombres van unidos: Simón-Pedro (Mt 6,16; Lc 5,8; Jn ,41; 6,8): pero frecuentemente se habla solamente de Pedro (Mt 8,14; 14,28; etc.).

Pedro, en realidad, no es más que la traducción griega del sobrenombre arameo, impuesto por Jesús al primero de sus Apóstoles: Kepha (en griego Kefas). La imposición de este nombre está relacionada con la promesa de el primado (Mt 16,18); S. Juan lo menciona ya en ocasión del primer encuentro de Jesús con el futuro jefe del Colegio apostólico (Jn 1,42).
Además de Mt 16,18 y lo 1,42, también S. Pablo atestigua la originaria forma aramea (1 Cor 1,12; 3,22; 9,5; 15,5; Gal 1,18; 2,9.11.14).
En los demás pasajes, como ya se ha dicho, se le llama Pedro.

El término arameo Kepha significa “piedra”, y en la idea dé Cristo quería caracterizar la función que desempeñaría el jefe de los Apóstoles en su Iglesia: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16, 18). Pero en lugar de traducirlo como Piedra (Petra), en griego se tradujo como Pedro (Petros) debido a que se trataba de un nombre de varón.

Todos los evangelios mencionan el nombre de Simón; Jesús se dirige a él siempre así, salvo con una excepción (Lc 22,34): Pero él dijo: “Te digo, Pedro: No cantará hoy el gallo antes que hayas negado tres veces que me conoces.”

Cabe resaltar que se menciona a Pedro (Petro-πέτρος) como la masculinización de Petra, en griego πέτρα, es decir Roca, cambiando apenas su terminación pero manteniendo la raíz de la palabra; nunca realizan la traducción a lithos (λίϑος), que sería lo más común, pero que vendría a señalar una piedra del camino y con lo cual pudiera interpretarse que sería una piedra pequeña.

About these ads

Acerca de pabloeze

‎"La apologética no es imponer a otros mis razones, sino conocer las razones que hacen creíble la fe" Padre Juan Rivas.

Publicado el 04/11/2012 en Biblia, Iglesia, Interés General y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.596 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: