Χαίρε, κεχαριτωμένη – SALVE LLENA DE GRACIA

Jaire Kejaritomene (trasliteración del Griego)
Χαίρε, κεχαριτωμένη (Griego Koiné)
לשמוח, מלא חן (Hebreo)
Salve, llena de gracia (Lc 1,28)

Estas son las palabras con que el ángel saluda a la Virgen María al anunciarle la concepción de Nuestro Señor Jesucristo.

Pero que encierran estas palabras tan misteriosas?
Algunos descolgados sostienen que el “salve” se refiere a que la Virgen necesitaba ser salvada por Dios puesto que era una mujer pecadora igual que cualquier otra.

Nada más lejos de la realidad señores. La palabra salve (jaire/chairō) es nada más ni nada menos que un saludo. Algo así como el “hola” de hoy o el “buen día”.

Pero llama mucho la atención que no le presten importancia a la segunda palabra que S. Lucas pone en boca del ángel.

Kejaritomene. En muchas traducciones protestantes, esta palabra es traducida como “muy favorecida”. Déjenme decirles algo: “muy favorecida” en una pésima traducción que le resta valor a la palabra kejaritomene, vaya uno a saber con qué fines.

Kejaritomene es una palabra compuesta, muy rara; y que se utiliza en la Biblia una sola vez, y en referencia a la Virgen María.
Esta palabra, cuya raíz es jaritoo (gracia) indica un estado especial, sobrenatural del estado de Gracia que posee María. Este “estado” de Gracia, estar llena de Gracia, repleta de Gracia; en la Biblia solo significa una cosa: “LIBRE DE PECADO”. En el tiempo verbal en el que está redactado significa que la gracia sobreabunda desde siempre y para siempre y la inviste de un “honor especial”.

Esteban en Hch 6,8, también está lleno de gracia, pero de una manera diferente, no desde siempre, ni de forma tal de que esa “gracia” permanezca para siempre, dado que el término utilizado es “pléres járis” (pleno de gracia).

Entonces, que llevó a Lucas a “crear” una palabra para referirse de esa manera a la Santísima Virgen a tal punto que la palabra kejaritomene no es utilizada por la literatura griega sino hasta el s. V d.C.?
Simplemente, Lucas, inspirado por el Espíritu Santo , comprendió que Dios eligió a la Virgen desde la eternidad para que fuera Madre de su Hijo y para tal fin, ella fue concebida sin pecado, sin mancha alguna.
Solo una persona libre de pecado pudo albergar en su vientre a Nuestro Señor Jesucristo.
Solo la Inmaculada Concepción de María pudo permitir que Emmanuel (Dios-con-nosotros) se hiciera Hombre.

Espero haber sido claro en los conceptos.
Dios, por la intercesión de la Virgen María los bendiga y les de entendimiento.

About these ads

Acerca de pabloeze

‎"La apologética no es imponer a otros mis razones, sino conocer las razones que hacen creíble la fe" Padre Juan Rivas.

Publicado el 06/04/2012 en Mariología y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.596 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: